¿Cómo hacer fotografías de bodas? - Fotógrafos de bodas en Úbeda - Flymovie
295
post-template-default,single,single-post,postid-295,single-format-standard,qode-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
¿Cómo hacer fotografías de bodas?

¿Cómo hacer fotografías de bodas?

Todos tenemos entre nuestros amigos o familiares a un fotógrafo, alguien que no se dedica profesionalmente a la fotografía pero que, de entre todos nuestros conocidos, tiene más mano con la cámara que ningún otro.

Ese amigo o familiar puede llegar a convertirse en nuestro fotógrafo de boda, de cumpleaños, de comuniones o de cualquier evento que se precie.

Seguramente, reúna muchos requisitos que una pareja a punto de casarse requiera: es barato, seguramente por la unión que tengáis os haga el trabajo gratis o a cambio de un buen vino, hay confianza, algo muy importante para que los novios se sientan a gusto delante de la cámara y, por último, por el parentesco o la amistad, os sentiréis más libres de “abusar” de él o ella.

Sin embargo, a este amigo fotógrafo le falta lo más importante y lo que más deberíais de valorar: la experiencia y los conocimientos.

Aun así, hoy desde Flymovie, para aquellos que optéis por el fotógrafo amigo, queremos dar unos consejos para hacer fotografías de bodas sin ser profesionales y que el resultado sea, al menos, optimo.

Cada momento es único

Puedes ser muy buen fotógrafo de paisajes o de posados, sin embargo, las fotografías de bodas tienen un hándicap especial y es que cada momento es único y no se puede preparar.

La última mirada antes del “sí, quiero”, los microgestos de los novios durante la ceremonia, la expresión de la cara de los familiares más cercanos y un sinfín de momentos sólo pasarán una vez y deberás tener un buen ojo para no dejarlos escapar.

¿Nuestro consejo?… anticípate, llega con un margen de tiempo antes a los sitios para poder medir el nivel de luz del entorno, el enfoque, ISO, la velocidad de obturación, todo… cualquier detalle que dejes al aire marcará la diferencia entre tener fotografías de boda o no tenerlas.

Hombre y mujer precavidos valen por dos

La falta de experiencia que tienen los fotógrafos no profesionales es uno de los mayores hándicaps a la hora de no contar con profesionales de la fotografía, por ejemplo, para el día de tu boda.

La experiencia no te da más conocimientos, pero sí la posibilidad de haber vivido más situaciones con errores que jamás volverás a cometer.

Uno de los peores errores es dar por seguras algunas cosas cuando no lo son. Día de la boda, tengo preparada mi cámara, la tarjeta de memoria, el flash, la batería y el caballete, ¿todo listo?… ¡Error!.

Si tienes posibilidad, lleva repuestos de todo, tarjetas de memoria de repuesto, batería de repuesto y el cable que las carga e, incluso, una cámara de repuesto, aunque esta no sea la ideal.

El día de la boda, los novios no son tus amigos

Quizás esta sea la parte más difícil de separar cuando se hace uso de un fotógrafo amigo y no de un profesional.

El día de la boda, los novios quieren disfrutar de su día, pasarlo bien y saborear cada minuto de un día que se hace muy corto.

No los molestes mostrándoles en tiempo real cómo están saliendo las fotos, con preguntas del tipo si quieren la foto aquí o allí, tú eres el fotógrafo, debes decidir qué sitio es el mejor, qué luz les favorece más, etc. Para las fotos posadas y preparadas existen los pre y post bodas, ahora ellos son los protagonistas únicos.

Sin Comentarios

Deja un comentario