Vencer el miedo a la cámara el día de tu boda - Fotógrafos de bodas en Úbeda - Flymovie
504
post-template-default,single,single-post,postid-504,single-format-standard,qode-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Vencer el miedo a la cámara el día de tu boda

Vencer el miedo a la cámara el día de tu boda

Seguramente entre tu grupo de familiares y amigos o, incluso, tú mismo o tú misma, existe esa persona que, por nada del mundo, se deja hacer una fotografía o, mucho menos, ser grabado en vídeo.

En realidad, el miedo a la cámara ya existe y está reconocido como una fobia más entre otras muchas, sin embargo, en este artículo dejaremos a un lado el tratamiento de la fobia para los especialistas y nos centraremos más en el típico miedo a exponerse delante de una cámara.

Como decíamos, existen muchas personas que rechazan el momento de ponerse delante de una cámara, algo que no supone un problema pues no es estrictamente necesario para nuestra vida y nuestro día a día.

Sin embargo, a lo largo de nuestra vida, surgen ciertos momentos que se hace inevitable esta exposición ante la cámara, como puede ser la comunión o el bautizo de nuestros hijos o, en el caso concreto que hoy tratamos, el propio día de nuestra boda donde somos los completos protagonistas y el blanco de todas las cámaras.

Hoy, desde Flymovie, queremos daros algunos consejos a esos miedosos de la cámara que están a punto de casarse. Si es tu caso, ¡toma nota!.

No hay peor juez que uno mismo

Cuanto más clara tengas esta premisa, antes te desharás de tu miedo a exponerte a la cámara.

Es necesario que seas consciente de los puntos fuertes y débiles de tu físico para que, en lugar de rehuir de la cámara y aparcar el problema, aprendas a exhibir y potenciar los positivos y capear los negativos.

El espejo será tu gran aliado

En los días previos a tu reportaje de bodas, ya sea en la propia boda o en un post o pre boda, tu mejor compañero va a ser un sencillo espejo.

Trabaja con él todos los días, exponte ante el como si de la misma cámara se tratara, encuentra las poses en las que te ves más favorecido o favorecida, estudia las facciones de tu cara y, en definitiva, aprende a ser observado cuando el observador eres tú mismo.

Conecta con tu yo interno

El día de tu boda es, sin lugar a dudas, uno de los mejores y más importantes momentos de tu vida, te casas con la persona que amas y sellas con esta un compromiso.

En definitiva, eres un torbellino de emociones positivas en la que, sin duda, destacan la alegría y el amor, conecta con esas emociones, con tu yo interno, y trasmítelo a través de tus miradas, de tus gestos, de tu sonrisa, habla sin palabras y la cámara, sencillamente, sólo se ocupará de plasmarlo.

Tu fotógrafo, tu amigo

Por último y como decimos siempre, es importante que tengas conexión con tu fotógrafo de bodas, que sea una persona cercana con la que poder compartir algunos momentos previos a la boda.

Si esto ocurre, dejarás de ver una cámara en el momento de las fotografías y, sencillamente, verás a una persona de confianza sacando lo mejor de ti a través de las fotografías.

Sin Comentarios

Deja un comentario